Inicio Opinión

Artículo de Portada.- Inmersos en las inmundicias terrestres y siderales

• La humanidad genera más de 2,010 millones de toneladas de residuos

• 19 mil 500 fragmentos de basura espacial rodean al planeta tierra

Por Ricardo FLORESMIRANDA

5b4130e38e7cbNo conforme con los desechos domésticos, industriales, químicos, hospitalarios y electrónicos que generamos los terrestres las 24 horas del día de los 365 días del año, todavía nos damos el lujo de atestar el espacio sideral con objetos y fragmentos inservibles de satélites y cohetes, ocasionando  la destrucción tanto de la tierra, como de la órbita sideral.

Pese a los llamados de las organizaciones mundiales, científicas, civiles, humanitarias y ecologistas de Salvar al Planeta, y hasta el espacio orbital, los humanos no dejamos de destruir el entorno en el  que vivimos, acabar con los recursos naturales y hasta destruir la atmosfera, ocasionando alteraciones en el cambio climático.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA (por sus siglas en inglés, National Aeronautics and Space Administration), revela en un reciente estudio publicado en el mes de junio del año en curso que más de 19 mil 500 fragmentos de basura espacial rodean al planeta tierra.

01_india_nationalgeographic_2702759Pero, además de los escombros espaciales que vuelan sobre nuestros cabezas, más conocidos como “basura espacial”, los más de 7 mil millones  de habitantes de este mundo terráqueo contribuimos a generar más de 2,010 millones de toneladas de residuos de todo tipo al año, informa el Banco Mundial en sus actuales investigaciones socio económico sobre el tratamiento y reciclado  de la basura.

Y, sí seguimos los humanos con esta tendencia de seguir generando basura sin ton ni son, el Banco Mundial prevé que en el año 2050 se podría llegar a los 3,400 millones de toneladas de desperdicios, escombros y suciedad, anualmente.

Tanto es alarmante conocer estos datos escalofriantes que terminarán por sepultarnos en un cúmulo de basura terrestre y espacial, como resulta inverosímil que los gobiernos de los países que luchan por la conquista del espacio no hacen nada por limpiar o barrer su propia mugre que dejan en la órbita terrestre.

Las naciones culpables de que el espacio sideral esta hecho un vil cochinero por los miles de fragmentos de satélites inactivos y cohetes espaciales inservibles que rondan el planeta está la Comunidad de Estados Independientes (CIS, por sus siglas en ingles) –organización integrada por 10 de las 15 ex repúblicas soviéticas- se mantiene como la de mayor cantidad de basura ha desechado en el espacio, con un total de 6 mil 589 objetos.

Los norteamericanos son responsables de 5 mil 719 fragmentos, mientras que los rusos han esparcido más de 6 mil 436 chatarras.

Los chinos han contribuido con el basurero espacial con 4 mil 19 objetos; los japoneses con 290 piezas; la India con 254 fragmentos; la Agencia Espacial Europea (ESA) con 145 objetos desechados.

También hay países que independientemente de la agencia espacial a la que pertenezcan, envían y arrojan a la órbita terrestre sus porquerías espaciales, como el caso de los franceses que tiró mil 65 objetos, entre satélites y cohetes.

No solamente en la tierra tenemos “basureros a cielo abierto” para arrojar cualquier tipo de porquería, sino que en plena órbita terrestre contamos con un  “basurero a universo abierto”, donde se tira lo que ya no sirve.

¿A dónde van a dar a los millones de toneladas de basura? La doméstica, la que usted y yo generamos, va a los rellenos sanitarios que crecen como cerros reforestados para  minimizar el impacto ambiental, controlar los olores  y colocar un sinnúmero de respiradores o chimeneas por  donde fluye el  biogás resultado del proceso de descomposición biológica de residuos sólidos de origen orgánico. Biogás desaprovechado como energía, que se esparce en el medio ambiente.

Sin embargo, se desconoce con precisión a dónde va a dar la basura electrónica (tabletas, celulares, computadoras, televisores, paneles, pilas, baterías, lámparas LED y gas), los residuos químicos, industriales y todos aquellos medicamentos desechados de los hospitales. Al parecer, son enterrados, reciclados o destruidos, pues se evita que por las sustancias y sus componentes de plomo, mercurio, crome, azufre y acido, ocasionen graves impactos al medio ambiente y ponen en riesgo la salud humana.

Al igual, de qué no tenemos la “varita mágica” para solucionar los miles de toneladas de la basura de toda variedad y género, la NASA encargada de controlar la basura espacial a través del programa US Space Surveillance Network (red de vigilancia espacial), que tiene como objetivo detectar, controlar , catalogar e identificar estos objetos hechos por el hombre y que orbitan alrededor del globo terráqueo, no tiene la capacidad de pulverizarlos para evitar desastres mayores a la humanidad.

A este paso, los terrestres acabaremos inmersos en las inmundicias terrestres y siderales, originadas por nosotros mismos.

—000—

FUENTE INFORMATIVA:

• NASA (por sus siglas en inglés, National Aeronautics and Space Administration)

• Banco Mundial

• Páginas Web referentes a la basura cósmica y terrenal

Tal vez le interese
Editorial… ANTE EL DESAFÍO DEL 2018
Presentan programa para contingencias ambientales de la zona metropolitana del Valle de México
Por fortalecer la capacitación en materia de protección de los datos personales se pronunció titular del Infoem